Un Ted Cruz sin valores y con ambición golpista

Que Cruz interrumpa el recuento del colegio electoral no cambiará nada. Todavía puede dañar la democracia.

El esfuerzo de 11 horas del Senador Ted Cruz para descarrilar la certificación de la victoria electoral de Joe Biden es la solución equivocada para un no-problema en el momento equivocado. Afortunadamente, tampoco tendrá éxito, pero sin embargo proporciona una señal alarmante más del peligroso estado de nuestra democracia.

Cruz (R-Texas) y 10 colegas anunciaron el sábado que votarán para impugnar los votos del colegio electoral en “estados en disputa” cuando el Congreso se reúna el 6 de enero, aunque no estaba claro cuántos estados serán. En la práctica, el movimiento no añade nada más que números al proceso que el Senador Josh Hawley (R-Mo.) ya había prometido poner en marcha: dos horas de debate, tanto en la Cámara como en el Senado, sobre cada estado que los republicanos desafían.

Esto frenará enormemente lo que debería ser un proceso sencillo, pero el resultado final es claro: a menos que el Vicepresidente Pence, en su función de presidente del Senado, se desvíe inesperadamente de los procedimientos establecidos por el Congreso en 1887 -una medida verdaderamente ilegal que sería rápidamente resistida por los senadores y representantes de ambos partidos- el resultado sigue siendo inevitable.

No obstante, el hecho de que una docena de senadores y senadores electos, junto con aparentemente más de 100 miembros de la Cámara de Representantes, quieran perturbar la ratificación por el Congreso del resultado del colegio electoral es un signo más horrendo de la gravedad de la enfermedad que aflige al sistema democrático de los Estados Unidos. Hará aún más difícil para Biden curar esta patología de polarización partidista, como ha prometido hacer.

Específicamente, el grupo de Cruz propone una comisión, modelada en la que se utilizó para la disputada elección Hayes-Tilden de 1876, para investigar las acusaciones infundadas de fraude electoral planteadas por el Presidente Trump y sus aliados desde el 3 de noviembre. Los senadores harían que la comisión realizara una “auditoría de 10 días” con “plena autoridad de investigación y determinación de los hechos”, y después “los estados individuales evaluarían las conclusiones de la comisión y podrían convocar una sesión legislativa especial para certificar un cambio en su voto, si fuera necesario”.

Primero, la analogía con la disputa Hayes-Tilden es totalmente inapropiada. En 1876 había una base genuina para la disputa. Los partidarios republicanos de Rutherford B. Hayes estaban en lo cierto al afirmar que los demócratas del Sur habían aterrorizado y privado de derechos a los votantes negros; Hayes claramente habría ganado si se hubiera aplicado la igualdad de derechos de voto, garantizada por la 15ª Enmienda. Los demócratas, a su vez, defendieron la reclamación de Samuel J. Tilden de la victoria en los estados en disputa observando correctamente que los comités de escrutinio republicanos habían llevado a cabo un fraude en el recuento de votos para obtener mayores totales para Hayes.

Nada remotamente parecido a esas circunstancias ocurrió en ningún estado este año; sólo porque Trump siga twiteando falsas acusaciones no significa que haya algo que investigar. Y en cuanto a la afirmación del grupo de que la Corte Suprema de los Estados Unidos no consideró las demandas de fraude de Trump, bueno, eso es irrelevante: Los tribunales estatales fueron el lugar adecuado para esas reclamaciones, y todos las desestimaron como infundadas, como el senador Patrick J. Toomey (R-Pa.) observó en su propia condena del movimiento liderado por los Cruz el sábado.

Segundo, el Congreso necesitaba una comisión para la elección de Hayes-Tilden porque el propio Congreso estaba estancado: El Senado apoyó a Hayes; la Cámara, a Tilden. No hay tal punto muerto ahora: Las mayorías tanto en el Senado como en la Cámara están seguras de mantener la victoria de Biden. La llamada de Cruz para una comisión es sólo una artimaña para prolongar el intento de Trump de sembrar dudas sobre el resultado cuando no debería haber ninguna.

Tercero, Cruz se equivoca al sugerir que la comisión de Hayes-Tilden tenía “plena autoridad de investigación y búsqueda de hechos”. El Congreso que creó esa comisión tuvo cuidado de evitar hacerlo, porque se discutió acaloradamente si el propio Congreso tenía la facultad constitucional de “ir detrás de los resultados” de los votos del colegio electoral de un estado, y el Congreso no quiso dar a la comisión ninguna facultad que el propio Congreso no tuviera. La propia comisión resolvió la disputa a favor de Hayes evitando escrupulosamente la investigación.

Cuarto, el Congreso no puede crear una nueva comisión en el contexto de los procedimientos previstos para el 6 de enero. El estatuto existente de 1887 rechazó el modelo de comisión, y en su lugar quiso que el propio Congreso se ocupara de cualquier cuestión que pudiera surgir en relación con los votos electorales de un estado, basándose en un conjunto de reglas que hacen “concluyente” cualquier “determinación final” a la que lleguen los propios tribunales de un estado. El Congreso tendría que derogar y reemplazar el estatuto existente, lo que obviamente no sucederá antes del miércoles.

Quinto, la idea de Cruz de que una legislatura estatal pueda cambiar sus votos electorales basándose en el trabajo de una comisión es especialmente inconstitucional – y también irónica dada su confianza en el precedente de Hayes-Tilden. Esa comisión falló a favor de Hayes en parte porque el Artículo II de la Constitución requiere que los electores de todos los estados voten el mismo día, y por lo tanto un estado no puede cambiar el nombramiento de sus electores después de que hayan votado. Los electores votaron el 14 de diciembre, y es demasiado tarde para un cambio según el propio ejemplo de Cruz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *